....la cosa está así...

Ayer,un buen amigo me dijo que estaba dormida....y eso me despertó...
Es ingrato el tiempo de letargo que a algunos nos vienen, donde nos desconceptuamos y perdemos concentración en nuestra ruta.
Entre medio, por supuesto, vas tejiendo una serie de situaciones desagradables que cuando despiertas hubieras preferido no vivir.Pero cada quién arma su historia.
Uno de los consejos que más me cuesta seguir (porque soy de las personas que tiende a seguir consejos de quienes admiro) es que me preocupe por mi...suena lógico, pero difícil separar emociones de actos.
La nostalgia que hoy me invade es hasta infantil...tiendo a guardar los buenos momentos y pasar por alto los malos...y eso está mal...pues así dificulto mi aprendizaje de lo que quiero y voy a llegar a ser.
Hoy ha sido un día largo, de meditación, y vaya...el error fue tan mío...lo demás, circunstancial.
Hago el mea culpa para afirmar que no debo seguir perdiendo el tiempo.
Una dulce tristeza me queda, y tragarme lo que debo decir, pues esta vez, no tengo receptor.

...antes de dormir....

A raíz de una experiencia ingrata pero que agradezco, es que me decido a volver a escribir en mi blog...
Mi tema no es relatar la experiencia, pues no vale la pena...pero quisiera hacer una reflexión antes de ir a dormir (no tengo sueño, son las 6 am)
El odio se aloja en personas con características similares...el odio, está claro, enloda relaciones humanas, envuelve sensaciones desagradables como envidia, desprecio, inseguridades, rencor, frustración y otras tantas...que finalmente conducen a una vida intranquila, violenta, solitaria.
No es casualidad que quienes sienten odio, tengan la tendencia al exterminio, es decir, divisan un problema y quieren "exterminarlo" de cualquier forma...violencia, se lee entre líneas.
Hacer desaparecer lo que consideran un problema es una manera facilista y mediocre de solución...eso es erradicar automáticamente la responsabilidad de la situación (que finalmente uno atrae)
Qué se hace con esa tendencia? no podemos, quienes siempre vemos una solución equitativa a los problemas, erradicar a los "odiosos" que enferman y ensucian los espacios(estaríamos actuando con desprecio)...más si "sancionar" y "arrinconar" tal como se castiga a las mascotas cuando no se comportan bien.
El asunto es que quienes no sentimos odio, nos vemos afectados con esta mugre y torcemos nuestros brazos frente a tan imponente sentimiento...el odio, es más fuerte que el amor...
Y la solución equitativa es alejarse de quienes portan esa forma de ver la vida y seguir esculpiendo lo que se puede esculpir para enfocarse en lo que realmente nos importe.

Esculpir, tallar, crear lo que decidí como vida...y en ningún caso intentar llegar con mi profunda capacidad de amar a un ser con odio....pues la mierda es imposible de esculpir.